LOS COLORES RELAJANTES Y SU APLICACIÓN EN LA SANACIÓN

VERDE

Cuarto color  de  la escala del arco iris
Energía viento
Elemento madera
Día  lunes o cualquiera
Metal: bronce
Gema: esmeralda y jade
Nota do
Figura geométrica: semicircular 
Meridiano de acupuntura  hígado  vesícula biliar
Órganos   hígado
Emoción amabilidad, estima personal. Rabia, envida, ira,  en su lado negativo
Sonido shhhh
Signo del Zodiaco no se conoce.
 
CROMOTERAPIA

Es el rayo de la renovación y de la armonía. Es el verde esmeralda claro, sin azul ni amarillo.
Equilibra los diferentes campos de energía. Da estados mentales altos.
Tónico
Da fuerza sin estimulación ni sudación
Equilibra física y psíquicamente
Reconstrucción de tejidos
Calma la mente
Tónico nervioso
Actúa en el sistema autonómico, es vaso dilatador
Estados tensos
Recupera hígado y estómago cuando se tiene color amarillo como en la ictericia.
Se usa la final de un tratamiento médico

PUNTOS PARA LA SANACIÓN

Cabeza, ojos, corazón y abdomen

PRECAUCIONES

No usar en anemias
No usar cuando hay mucho cansancio

PROPIEDADES MAGICAS

Relaja. Apacigua. Calma.
Lo primero que sentimos ante un paisaje verde es  una sensación de serenidad  y frescura de vitalidad y de paz, de calma y  belleza que nos abstrae del mundo exterior como en un paréntesis. Es el color sanador por excelencia.

Sugiere humedad, frescura y vegetación.  Simboliza la naturaleza y el crecimiento.
El verde es semicircular como las copas de los árboles. Es  relajante como la serenidad, y es fresco y vitalizante como la savia de los árboles. Es húmedo como el agua de la que se alimenta para crecer.
 Su  tono nos  conecta con el dinero, con el crecimiento, la abundancia, fertilidad, plantas, bosques, primavera, honor, cortesía, civismo y vigor.

Es el color de la calma indiferente, no trasmite alegría, pero no la necesita porque lleva en su esencia vibratoria, la paz que produce la aceptación de la vida en todas sus consecuencias. Es amable  y potencia generosamente la estima de cuantos lo rodean.

El simbolismo de este color se enfoca en la esperanza, los bienes que han de venir, el deseo de eternidad. La Iglesia  lo usa en todas las liturgias que  simbolizan tiempo de espera para algo mejor, como es Adviento y Pentecostés.

El verde que tiende al amarillo cobra fuerza activa y soleada; si en él predomina el azul resulta más sobrio y sofisticado e introvertido.
Su espectro  es transaccional, con un pie en el amarillo concentrador de fuerza y el otro en el frío azul de la menta abstracta y se le asocia con las personas superficialmente inteligentes y sociales que gustan de la oratoria. Simboliza la primavera y la amabilidad.

Pero no todo es tan idílico. También el verde se relaciona con el hígado  que contiene  la envidia, la frustración, la rabia y la cólera cuando esta mal dirigido. Recordemos que  el dicho popular: “se puso verde de envidia”, es significativo y tradicional. No olvidemos que muchas veces la calma aparente  no es sino  la máscara de una contienda emocional interna brutalmente reprimida donde se refugian los psiconeuróticos. Quizás por eso antiguamente a los locos  les ponían un sombrero verde.

 Si queremos dar imagen de profesionales nos vestiremos de verde para la reunión y  causaremos muy buena impresión. En el hogar  pintaremos de verde las paredes de las alcobas de los más inquietos y eso les relajará.

Los trabajos de dinero los haremos usando velas,  papel, cintas,  bolígrafos  de color verde, y si es posible un billete de dólar  da mucha fuerza. Todo aquello que implique imagen de autoridad  o confianza de clientes  en nosotros mismos  deberemos trabajarlo con el verde para que florezca y en estos casos especialmente,  lo “regaremos con agua”.  Si buscamos una atracción física “a primera vista “usaremos este color” pero no durará mucho la relación, será  superficial y efímera, como la primavera.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Photobucket