Embrión en Movimiento

 

 

 

Embrión en Movimiento
El hombre como embrión


El discurso del embrión

¿Qué es lo que hacemos realmente cuando somos embriones? El embrión es una existencia "introvertida". Una aproximación fenomenológica (morfología dinámica) revela que el embrión es un ser humano, y que tiene comportamiento humano en los gestos de conformar y desarrollar su cuerpo. Al embrión no se le asigna un alma, ¡es un alma! El gesto prenatal de individuación, haciendo énfasis en los procesos que ocurren durante la primera semana del embrión y en los procesos del nacimiento. Los "dos cuerpos" prenatales: el significado de las membranas fetales como "cuerpo original de origen cósmico". Nacer como proceso de "emancipación muriente". ¿De dónde venimos?

El cielo y la tierra como principios de Concepción

Familiarizarse más con el método y el planteamiento de la "morfología dinámica" mediante el encuentro con los impresionantes procesos de fertilización y concepción. ¿Cómo la visión fenomenológica goetheana podría abrirnos los ojos y la mente a cualidades más "espirituales" y "suprasensibles" (trascendentales) en el proceso de "venir a la tierra"? Familiarizarse con la "macroscopia" y la "lemnicatoscopia": la polarización y el contraste como instrumentos. La concepción como imagen del denominado Steigerung entre dos polaridades, con la "vuelta del revés" como rúbrica. ¿La biología de la encarnación? ¿Tener hijos o fabricarlos? ¿Reproducción o "transmisión de la vida"? El óvulo fertilizado como cuerpo humano indiviso.

Del cielo a la tierra-individuación

El proceso de encarnación del corazón: el hombre está "viniendo al aquí". En la tercera y cuarta semanas se pasa de un ser con sólo una "capa externa" a un ser con "contenido interno" (cavidad corporal). La fase del "hombre animal". La dinámica de la encarnación, cuyo clímax es el proceso de de-laminación e individuación de la cuarta semana. La aparición de los ejes del cuerpo y la orientación en el espacio. El principio visceral y parietal y la diferenciación del mesodermo. La calidad de las tres capas germinales y los tres tubos

Mediar entre el cielo y la tierra

El hombre y sus membranas fetales, que reflejan el macrocosmos del entorno en el microcosmos de la organización corporal. El desarrollo de las extremidades. La polaridad entre los brazos y las piernas, entre la cabeza y las extremidades, con la columna vertebral como imagen de libertad intermedia. La postura erecta del hombre y el gesto de ir erecto. Con la polaridad de craneal y caudal, cabeza y periferia ahora aparece la tridimensionalidad.

De pies a cabeza: con sus pies sobre la tierra

La morfología de la polaridad en todas direcciones. Tres pares de extremidades, tres cabezas. Los brazos median. La V de simetría. La cabeza y el cerebro como órganos de conciencia no como localización del alma. Tres tipos de constitución: ectomorfo, endomorfo y mesomorfo. La libertad está mientras tanto. La metamorfosis del esqueleto como imagen de la respiración de la figura humana entre encarnación y excarnación

Evolución y morfología de la libertad


Hacia la cuarta fase con el despliegue y el desarrollo de la postura erecta. Con la polaridad entre craneal y caudal, cabeza y periferia, ahora aparece la triplicidad en todas las direcciones y dimensiones. El hombre como mediador. Retardo y conservación del eje corporal erecto como característica de la cualidad humana de mantener la libertad y el equilibrio: "Un animal se rinde donde un hombre aguanta". El hombre como "embrión adulto" y como criatura "recién nacida". Hombre y animal – diferencia o polaridad? Retardo como principio evolutivo esencial para el ser humano

 

El hombre como embrión entre el cielo y la tierra

Los conceptos de Portmann. El carácter único de la curva humana del crecimiento. Un nuevo principio de desarrollo: "un ser secundario altricial". El hombre como embrión entre el cielo y la tierra, hombre como un embrión creciendo?

Escribir comentario

Comentarios: 0

Photobucket