13 claves para una mejor experiencia de parto

http://www.placentera.com/ Infórmate acerca de las rutinas obstétricas y pediátricas que son comunes en los partos medicalizados. Decide con cuáles te sientes más o menos cómoda. Busca grupos y asociaciones de personas que piensen como tu. Si no estás satisfecha con la atención que te están brindando, cambia tu proveedor de salud. Prepárate. El parto, independientemente de cómo sea, implica una transformación profunda a niveles físicos, emocionales y espirituales. Nadie sale a correr un maratón sin haber entrenado antes. Disfruta todos los días de alguna actividad que te cause placer. Cercana al parto encuentra un refugio natural donde puedas conectar con la naturaleza, relajarte y pedir protecciónes y bendiciones para el camino. Tambien son lindas las ceremonias prenatales. Si tu pareja te acompaña y resuenan, involúcralo. "Le hace bien a un hombre ver a su mujer siendo tan valiente y trabajando tan duro para traer a su bebé al mundo" Ina May Gaskin Encuentra una doula que sostenga tu proceso y proteja el ambiente en el que se lleva a cabo el nacimiento. Estadísticamente las doulas han sido eficientes para reducir los trabajos de parto y la necesidad de analgesia en el parto. Aportan apoyo; emocional, físico y psicológico. Escribe un plan de parto. Qué cosas desearías que pasaran ('tener libertad de movimiento') y qué cosas no desearías que pasaran ('No deseo se realice episiotomía'). Háblalo con el doctor y con la doula. Así te alineas con ella y confirmas qué tan pro parto es o no es el doctor que te atiende. Nunca es tarde para cambiar. Aprópiate del espacio. Así el parto sea en tu casa o en un hospital, intenta hacer del lugar lo más acogedor e íntimo posible. Mantén el ambiente cálido, casi caliente. Apaga las luces, los celulares, decora con arte hecho en embarazo, o un altar al parto. Deja que tu animal interno se encargue del trabajo. Todos tenemos dentro un totem animal, el cerebro primal, la parte más instintiva de cada uno. Esa es la parte que sabe parir, déjala tomar el control. Rejala tu mente con tu herramienta favorita para hacerlo. Y entrégate a ser mamífero. Entra al proceso sabiendo que parir es una de esas cosas que para llegar a la orilla tienes que sumergirte en el agua. Va a haber un momento en el que crees que ya no puedes más, que se te acaba el aire, ahí es cuando estás más cerca. Mujer que nace de mujer, que siempre ha nacido de mujer, que se conecta con esta linea a la primera mujer. Tu, tienes las fuerza de todas ellas. Internaliza este hecho, expresa esta verdad. Sé cautelosa sobre a quién comunicas tus decisiones de parto. Es dificil para muchas personas entender e incluso aceptar y si tienen temor no dudarán e intentar infundírtelo. Sé Flexible. Casi siempre las cosas no salen exactamente igual a lo que esperamos. Tendrás una experiencia de parto satisfactoria en la medida en la que logres integrar como finalmente sucedió el nacimiento a cómo creías que iba a suceder. (colaboración de Maria Paloma Romero Barcia) Infórmate acerca de las leyes que te protegen en tu país. En Venezuela por ejemplo, La Ley del Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia, considera violencia contra la mujer entre otras cosas: parir acostada, colocar pitocin sin el consentimeinto firmado por la mujer, hacer cesáreas innecesarias sin el consentimeirnto firmado. Por su parte La Ley de Promocion y Protección a la Lactancia Materna defiente tu derecho al apego inmediato, que tu bebe no permanezca en un retén, alojamiento conjunto. El informarte te da seguridad, criterio y poder. Imagen

Escribir comentario

Comentarios: 0

Photobucket