Alexander Lowen y HELLINGUER

EN EL CUERPO, GRABAMOS TODO LO QUE NOS ACONTECE DESDE EL MOMENTO EN QUE SOMOS CONCEBIDOS. ALICE MILLER

Todo lo que nos sucede está almacenado y reflejado en nuestro cuerpo. El cuerpo sabe y dice, es una unión entre la carne y el espíritu que es imposible separar. Sin embargo, para la mayoría de personas sigue siendo un perfecto desconocido, al que no valoramos ni entendemos y en muchos casos no tomamos en cuenta.
Lowen parte de que somos un cuerpo, en contra de la orientación de que tenemos un cuerpo. El cuerpo es por tanto el reflejo de nuestra historia personal e interpersonal y por esta razón los trastornos o psicológicos no se manifiestan en forma aislada, sino que repercuten en el cuerpo fijándose a nivel muscular y produciendo bloqueos que impiden la libre circulación de energía; como un circulo vicioso, estos bloqueos energéticos afectan nuestra salud física, mental y emocional. El trabajo con el cuerpo en bioenergética se enfoca sobre dos premisas básicas:
*Toda limitación en el movimiento del cuerpo es el resultado a su vez de una dificultad emocional, cuyo conflicto no ha sido resuelto.
*Toda restricción en la respiración natural reduce la vitalidad del cuerpo; por supuesto que estas restricciones no son voluntarias y se desarrollaron como medio para sobrevivir en un medio ambiente y cultural en que se niegan los valores corporales.

 

La energía vital fluye continuamente por el cuerpo, pero se maneja mal y se estanca en algunos lugares, perdiéndose a lo largo de la vida el equilibrio.
El estrés, demasiadas, preocupaciones y el desconocimiento, son algunas de las causas.

La sexualidad está relacionada con el cuerpo, las emociones, la respiración el contacto y las vibraciones. Las personas que no pueden sentir su cuerpo, no perciben su respiración, no están en contacto consigo mismas ni con la tierra y reprimen sus sentimientos, no pueden vivir una sexualidad plena. La bioenergética predica que las contracciones musculares, en especial las de la zona de la cadera y el abdomen, producen ausencia de energía sexual y de satisfacción del cuerpo, que está relacionada con nuestro instinto animal, los órganos sexuales y los impulsos, son aspectos que las culturas desarrolladas ocultan y esto constituye un gran problema que se manifiesta en personas enfermas o desequilibradas. Algunos ejercicios de la bioenergética abren la pelvis y trabajan la parte inferior del cuerpo a propósito, ya que pretenden relajar el abdomen y hacer que redescubramos la zona lumbar, nos dejemos llevar, ganemos confianza y podamos romper el control que ejercemos a través del cerebro. La relajación y el fortalecimiento de la pelvis, las caderas y las nalgas dan más energía sexual y aumenta la vitalidad, pero esto no se traduce en excitación sexual. Los ejercicios no tienen como finalidad excitar a las personas sino hacerlas sentir posición de vivir el sexo en forma consciente.

Aunque la respiración debe ser consciente no se debe ejercer ningún control sobre ella. Mientras practicamos los ejercicios debemos dejar que el aire entre y salga como si fuera una ola que va y viene, En algunos casos, puede ser de mucha utilidad emitir quejidos o suspiros para lograr que la exhalación sea más profunda, y esto a su vez favorece tanto la relajación como la distensión. La respiración y el cuerpo están estrechamente relacionados, y cuando nos libramos de las contracciones musculares ella se hace más libre. Si observamos detenidamente nuestra respiración, nos daremos cuenta que aspiramos energía vital y que los ejercicios pueden aumentar nuestra vitalidad.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Isabela (domingo, 09 julio 2017 16:22)

    Interesante

Photobucket