La fobia de comer de un niño se aliviana con una sesión intuitiva/sustitutiva fascinante

Por Dra. Wendy Anne McCarty, RN (Enfermera)

Lo siguiente es un extracto de la presentación magistral de la Dra. McCarty en el Congreso 2005 de la Asociación de Psicología y Salud Prenatal y Perinatal, y fue publicado en el boletín de la Asociación de Psicología Energética Comprehensiva (ACEP).

En la psicología prenatal y perinatal, sabemos que lo que ocurre al nacer establece improntas de patrón de vida fundamentales. También sabemos que los bebés están concientes y absorben información y experiencia desde perspectivas múltiples - suya propia, su madre, y de todos los presentes. Uno de los descubrimientos más impresionantes es que los bebés tienen una omni-conciencia de pensamientos, sentimientos, e intenciones, similar a lo que se ha encontrado en las investigaciones acerca de experiencias cercanas a la muerte. Sabemos que los bebés puedan asimilar mensajes verbales en un nivel literal que pone en movimiento patrones de creencia. Las experiencias e improntas del nacimiento son holográficas, incluyendo niveles no-locales, energéticos y físicos. Una descripción apropiada de los bebés que utilizo es seres humanos sensibles.

Quiero compartir con ustedes una historia clínica en donde contar con este entendimiento de la psicología prenatal y perinatal de la impronta del nacimiento jugó un papel crítico en mi habilidad para hacer una intervención familiar efectiva de una sola sesión al combinarlo con EFT.

Di un seminario en otro país a unos padres de bebés e infantes respecto de lo que hemos aprendido en el PPN acerca de cómo las experiencias en el vientre y durante el nacimiento ponen en movimiento patrones de vida y cómo los padres pueden identificar los patrones de estrés resultantes en sus bebés, niños y en ellos mismos. Después varios padres se acercaron diciendo que habían hecho la conexión entre los problemas actuales que experimentaban sus hijos y sus nacimientos. Todos querían ayuda para trabajar con los patrones. Una madre insistió en que trabajara con su hijo de seis años. Acepté y le pedí que nos reuniéramos al otro día sin su hijo. (Me ha sido más efectivo como intervención de primera etapa encontrarme con los padres a solas y trabajar en sustitución para el niño.)

Normalmente al trabajar con las familias, recabo la historia detallada prenatal y de nacimiento, pero en esta circunstancia simplemente empezamos la sesión con su descripción del problema. Ella relató que su hijo de seis años era pequeño para su edad, de hecho pesaba menos que un niño normal de cuatro años. Dijo que habían intentado todo y que los doctores estaban a punto de hacer pruebas e intervenciones más invasivas.

Conforme describía su diario miedo, ansiedad y temor acerca del comer, era evidente que su preocupación fóbica por meter cualquier cosa en la boca era un patrón de vida omnipresente y debilitante. El no quería ir a la escuela ni a las casa de sus amigos porque tenía miedo que le obligarían a comer. Nunca pedía comida, solo comía cuatro alimentos, y aún eso era una lucha de todos los días. No existía sentido de un ciclo normal de hambre-comer-satisfacción. Pensé que esta intervención de 90 minutos sería mi único encuentro para poder ayudar a esta familia. Entre enseguida al trabajo.

Le pregunté a la madre si estaba bien si hiciera contacto energéticamente con su hijo. Cerré mis ojos y con mi intención entré en contacto con su hijo. Dije en voz baja mi comunicación con su hijo y mi impresión. Le pedí a la madre simplemente aquietarse y sintonizarse con su hijo, y compartir conmigo conforme avanzábamos lo que sentía o notaba. Le pregunté al niño si le podíamos ayudar con su dificultad con la comida. (En esta descripción, estoy omitiendo algunos aspectos de la comunicación no-local para brevedad.) Con su permiso empezamos a trabajar, con su presencia energética siendo una parte integral - los tres trabajando juntos.

Tuve la sensación de un asunto actual para el niño. Sentí complejidad de varios aspectos en este patrón. Un concepto que utilizo es el concepto del campo familiar. A menudo lo encuentro más efectivo trabajar primero con los patrones relacionados de miembros apropiados de la familia, antes de trabajar con el patrón específico del bebé o niño. La madre había dicho que el comer y el peso habían sido un asunto en su familia mientras crecía. Su padre entonces y ahora era "cruel" y "denigrante" con su madre y las hijas de la familia con respecto a su peso y apariencia. Si se subían de peso o comían alimentos que desaprobaba, decía que nadie las iba a querer, etcétera. Evidentemente, este era un asunto fuerte de la familia respecto de la comida. Verifiqué con el hijo energéticamente intuitivamente para preguntar si esto estaba en la raíz del asunto, y no.

Entonces dijo la madre que siempre estaba a dieta, comiendo más de lo que debía, etcétera. Estaba claro que la ambivalencia y la atención alrededor del comer era un asunto de vida para ella, y sin embargo al verificar de nuevo, eso no parecía estar al raíz del asunto de su hijo. Entonces, aquí estamos - el patrón actual del hijo y el patrón tri-generacional "en línea" al tiempo que trabajábamos. Sin embargo, el asunto de raíz no había surgido a mi parecer. (Utilizo mis habilidades intuitivas energéticas para preguntar y sentir respuestas. Muchos de ustedes utilizan pruebas musculares en este aspecto de sus sesiones.)

Entonces recurrí a mi base de conocimientos de la psicología prenatal y perinatal, comprendiendo que lo que sucede durante el embarazo y nacimiento puede encaminar patrones vitales. Me quedé quieta y le pregunté al hijo energéticamente, ¿donde está el raíz del asunto? Inmediatamente me vino preguntar sobre su nacimiento y si habían hablado acerca del comer y la comida en ese tiempo. La madre mostró sorpresa y dijo, "Si, justo antes de que iba a dar a luz. Había subido muchísimo de peso y estaba pre-eclámptica. Estaba enorme. Estaba en la sala de partos y jalé al doctor de su brazo, y dije (algo dramáticamente), "¡Ya no me dejas comer jamás! ¡No quiero volver a comer nunca! ¡Estoy tan gorda! ¡No me dejas volver a poner nada en mi boca!" Poco después de esta plegaria enfática dio a luz a su bebé varón. Habiendo recordado este momento de nacimiento, se sentía como si todo cayera en su lugar, con esto al raíz del problema actual.

Ahora podíamos utilizar la herramienta de psicología energética, EFT, para ayudar a reacomodar los patrones. En los siguientes 30 minutos le expliqué el EFT y sugerí que entrara yo en sustitución para mayor eficiencia, mientras ella mantuviera su atención en el patrón. Le pregunté después de cada serie de tapping si notaba algún cambio en el patrón. Se sorprendió a ella misma darse cuenta que podía sentir fácilmente los cambios con cada secuencia detapping que hacíamos. La noción del campo familiar organizó la manera en que lo abordé. Conforme sostuve cada intención traslapada de sanación para la fobia de comer del niño de seis años, hice tapping por los patrones limitantes o disfuncionales de cada miembro. Mi intención no era tanto una intervención para aquella persona, sino un reconocimiento del asunto como se relaciona en el campo familiar con el asunto del niño.

Empezamos con los patrones del padre. Le pedí a la madre traer a su mente una memoria del comportamiento abusivo y denigrante de su padre con ella y su madre respecto del sobrepeso y el comer. La madre sintió el patrón. (Las siguientes palabras son aproximadas a las que usamos para cada patrón.) Aunque mi padre era y es abusivo y denigrante a mi madre, a mi hermana y a mí acerca del comer y subir de peso, se acepta profundamente. La madre sintió como el patrón se ablandó y se disminuyó en intensidad. Pasamos a su patrón de ella. Según ella lo sintió, yo hice tapping en mi con, Aunque siempre estoy a dieta, sintiendo que estoy demasiado gorda, y obsesionada con esto, me acepto profundamente. Otra vez sintió el reacomodo del patrón hacia un punto neutro. Suficientemente bueno.

Regresamos energéticamente a su hijo, comunicándole que no tenía que hacer nada, simplemente íbamos a reconocer sus patrones y hacer tapping por él. Hice que su madre lo visualizara expresando su ansiedad, temor, y miedo en su diario vivir. Conforme resonaba yo con el patrón, le dije mi descripción de lo que sentía y ella estuvo de acuerdo en que así se sentía ella también. Cuando sentí claramente que estaba con el campo del asunto, hice tappingen mi cuerpo por él, Aunque tengo tanto miedo de comer y miedo de que me hagan comer, soy un buen niño. Con esto, ambas sintamos una disminución en la intensidad, pero todavía había algo ahí.

Entonces fui a los mensajes al nacer. Delante de la madre, dije en voz alta que estaba comunicando con él no-localmente. "Sabes, a veces cuando nacen los bebés escuchan cosas y las toman como si fueron suyos. Pienso que esto ocurrió cuando naciste. Tu madre hizo unas declaraciones muy fuertes acerca de su peso y de que ya no quería comer. Creo que pensaste que ese era un mensaje para ti, pero no lo era, era solamente para ella.

Eres un pequeño niño que crece y es bueno que comas y subas de peso y crezcas. Es lo que debes hacer al crecer. Creo que tu sistema se confundió cuando eras un bebé que nacía. Entonces, vamos a ayudar a ese bebé a no sostener ya ese mensaje, como no era para él." Con eso, le pedí a la madre regresar al imagen de ella misma haciendo esa declaración enfática en la sala de partos mientras yo hice tapping en mí para su hijo como bebé, Aunque escuché esas declaraciones acerca de nunca volver a comer y estar demasiado gordo y me confundí y las tomé como mías, me amo y me acepto profunda y completamente y ahora puedo soltarlas y encontrar mi propia relación con la comida, disfrutando la comida y el comer.
Después, tanto la madre como yo sintamos un cambio dramático y el patrón entero parecía disipar. Regresamos al patrón del niño. Le pedí a la madre sentirlo en ese patrón de temor, ansiedad y miedo a comer. Ninguna de las dos sentía ya alguna carga en eso ahora. Ella estaba atónita de que podía sentir ese cambio - un momento de empoderamiento.

Le sugerí a la madre no intentar persuadirle a comer y simplemente ser receptiva para ver que hacía él ahora después de la sesión. Al otro día mientras presentaba otro seminario, su pariente se acercó para darme un mensaje de la madre. La madre dijo que la familia sentía que "había sucedido un milagro." Relató que en menos de una hora de su regreso a casa, por primera vez en toda su vida, su hijo espontáneamente se acercó a ella y dijo, "Mamá tengo hambre. ¿Me das de comer?" Nunca antes había pedido comida, querido comida, o tan siquiera expresado el sentido de tener hambre. Era claro que el patrón se había cambiado.

Esta historia me inspira enormemente. Dos de los campos más emocionantes de la psicología y la salud para mi son la psicología prenatal y perinatal, y la psicología energética. Combinarlas juntas abre nuevos horizontes de sanación eficaz y efectiva. No importa si el cliente es un bebé, un niño, o un adulto, nuestras experiencias más tempranas pueden tener la llave para reconocer y sanar nuestros patrones actuales de vida que nos limitan y debilitan.

Wendy Anne McCarty, PhD, RN

Escribir comentario

Comentarios: 0

Photobucket