Alice Miller expresó un conocimiento verdadero respecto del niño traumatizado, quienes la conocían dijeron que ella fue una niña maltratada, y que no consiguió salir de ello, es decir, no pudo hacer uno su dolor, y su actitud dicen quienes con ella trabajaron no era de alguien que hace efectivo en sus actos aquello de lo que escribe, y habla en sus conferencias, para mí es interesante y real lo que dice, y comparto aquella parte con la que estoy de acuerdo

MARÍA DEL CARMEN AZ- ZAHRA

Si quitáis de los corazones el amor a lo bello, 
quitaréis todo el encanto de vivir.
Jean Jacques Rousseau

Image and video hosting by TinyPic

Carta a los niños y adolescentes de todas las naciones - Alice Miller

1] Quiero darles una información que algunos de ustedes quiza ya tengan, pero que a la mayoría de ustedes- posiblemente más del 90%- nunca se le ha permitido conocer. Es la información de que todas las formas de castigo corporal (Nalguear, golpear, apalear) de los niños por parte de sus padres y maestros son profundamente inmorales y peligrosas para su futuro. Que ellos tienen el derecho de protestar en contra de esta humillación ya que la mayoría de los gobiernos (excepto los EU y Senegal) firmaron en la Convención de las Naciones Unidas en que se comprometían a proteger los derechos de los niños.

[2] De los casi doscientos países que firmaron, sólo once llevaron a cabo lo que prometieron prohibiendo claramente a traves de la ley el golpear a los niño (entre estos países están Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Holanda y Alemania.)


[3] Sin embargo los otros países no han cambiado ninguno de sus viejos hábitos. En la mayor parte de ellos se permite golpear a los niños en las escuelas, no sólo en Africa y Asia, sino tambien en veintitres estados de los E.U., entre ellos Texas, en dónde George Bush, el candidato actual a la Presidencia de los E.U., ha sido gobernador del estado por muchos años.
... todas las formas de castigo corporal (nalguear, golpear, apalear) de los niños por parte de sus padres y maestros son profundamente inmorales y peligrosas....

[4] Yo sé que los niños dependen de sus padres y que temerán sufrir más crueldades si los denuncian y tratan de defenderse a ellos mismo. Esto es comprensible, sin embargo quiero decirles a todos ustedes que el golpear a los niños está absolutamente mal y que hoy en día ya no están solos si se atreven a protestar. La opinión de que inflingir sufrimiento al que es más débil puede ser algo bueno, ha pasado de una generación a otra durante miles de años. Actualmente ha sido científicamente comprobado que el golpear a los niños les enseña violencia y genera miedo. Además es profundamente humillante y no puede ayudar jamas a nadie.

[5] La única razón por la que sus padres continúan creyendo en este mensaje engañoso y golpeándolos es por que ellos tambien fueron golpeados y silenciados cuando eran niños. Ellos aprendieron esta lección equivocada muy tempranamente y es difícil para ellos el deshacerse de ella. Ellos creen que los niños no sufren porque ésto es lo que se les dijo y por lo tanto su sensibilidad hacia el sufrimiento que ellos les ocasionan está congelada.


[6] Quizas algunos de ustedes puedan encontrar la forma de llegar a sus sentimientos congelados y abrir su corazón, porque ustedes aman a sus padres y ellos quieren amarlos a ustedes. Como ustedes están mejor informados que ellos, sus protestas los pueden ayudar a despertar, a derretir el hielo, a abrir sus ojos y que dejen de humillarlos. Entonces ellos apreciarán al ser humano único que son y aprenderán a respetar su cuerpo, sus sentimientos y su necesidad de una comunicación honesta. Yo espero que tan pronto como ustedes los confronten con la información que están obteniendo aquí, el castillo hechizado de sus mentes empiece a derrumbarse y que la herencia recibida de sus padres ya no se resista a recibir el conocimiento de ustedes. Ellos serán más capaces de desechar las opiniones equivocadas


[7] ¿Por qué decidí animarlos a ésto? Porque yo creo en su curiosidad y en el poder de su conciencia. Yo pasé veinte años de mi vida ayudando a otros adultos a superar las principales consecuencias del severo abuso padecido en su niñez: la negación, la ceguera y la tendencia a abusar de sus propios hijos.

[8] Durante los siguientes veinte años, me dediqué a investigar acerca de la niñez y escribí diez libros para hacer saber a la gente que los niños nacen inocentes y que necesitan amor, cuidado y protección, pero nunca violencia, para convertirse en adultos compasivos. Cuando los niños carecen de ésto, ó cuando se les trata con violencia, ellos glorificarán la crueldad y serán crueles con otros, ó consigo mismos, ó con ambos. Mis libros han llegado a muchos lectores, pero todavía son la minoría de la gente. La mayoría necesita esta información urgentemente.


[9] Durante mucho tiempo me sentí intrigada por el hecho de que inclusive personas inteligentes dijeran que los niños necesitan ser golpeados para aprender mejor en la escuela. Yo me preguntaba por qué no era obvio para ellos que no puedes aprender nada importante bajo un estado de miedo. Los niños asustados aprenden solamente a lidiar con el miedo, a mentir y a fingir y más que nada a desear la venganza. La mayoría de ellos se vengarán en cuanto tengan poder. Los tiranos como Stalin, Hitler y Mao nos dieron una lección acerca de lo que pasa entonces. Ellos fueron golpeados inmisericordemente cuando niños, negaron su dolor y más tarde inflingieron su propio sufrimiento negado y su desamparo a naciones enteras.

 

[10] Eventualmente entendí que la memoria de los primeros años de vida que está guardada en el cuerpo es más fuerte que ninguna otra cosa que podamos aprender más adelante en las ecuelas y universidades. Esta memoria de las primeras experiencias, aunque permanezca inconsciente, puede hacer que los padres enloquezcan y crean que están actuando en beneficio de los intereses de su hijo. Gracias a las nuevas investigaciones acerca de la mente de los niños, nos podemos dar cuenta de que el cerebro de un padre que fué golpeado en su niñez ya está programado para creer en la efectividad del castigo y de los golpes.


[11] Hay muchos libros acerca de la crianza de los niños inclusive hoy en día, que pretenden estar actualizados y que han integrado el nuevo conocimiento psicológico, pero que generalmente buscan brindar a los padres los mismos medios con los ellos mismos fueron criados. Dan consejos acerca de cómo tener control, gobernar, manipular y humillar a los niños de la manera más efectiva y no detectable. Desafortunadamente los lectores con frecuencia pasan por alto el veneno de esta pedagogía, porque a ellos mismos no se les permitió verlo y nombrarlo.
Han habido pruebas desde hace algunos años acerca de como los devastadores efectos del castigo corporal cobran su precio a la sociedad - lo cual es un hecho que todavía tenemos prohibido reconocer.


[12] Si nosotros (los padres) no estamos buscando el poder, nuestros hijos querrán cooperar con nosotros, pues ellos están interesados en la cooperación como forma de comunicación. Pero para lograr ésto, ellos necesitan tener confianza en nosotros y no seremos confiables de ninguna manera si tratamos de gobernarlos para escapar de nuestro propio desamparo.

[13] Hoy en día ya no se permite golpear a la esposa, tener esclavos ó golpear a los criminales en la cárcel. Lo único que todavía se permite es el golpear a un niño indefenso, inclusive a un bebé y llamar a ésto disciplina. Es tiempo de detener esta práctica, de rechazar esta tradición absurda, cruel, inmoral y peligrosa e informar a los niños lo más que se pueda acerca de sus derechos. Tu poder está precisamente en esta información. Depende de esta generación el remplazar la tradición sin conocimiento- por el conocimiento sin tradición.

Alice Miller, Zurich, Suiza.

..Todo esto es necesario ser aplicado para mamis, pais, hijos, hijas, pues todos fuimos concebidos y gestados, entonces más que ahora era propicio el error en la educación infantil, como la falta de conciencia de que era un embarazo consciente, por tanto tenemos traumas, improntas, que han de ser sanadas para nuestra mejor forma de movernos en la vida, y siendo padres, más pues ellos heredan todo de los progenitores, sería interesante que te dieras una vuelta un tanto profunda por este blog, ver todo lo correcto, lo armónico en todo el proceso del embarazo, parto y primeros años de infancia, veas y compares con tu proceso, y empieces a buscar las causas, origen de tus traumas

Formas o prácticas de crianza

El maltrato infantil está relacionado con el valor social que se otorga a los niños, las expectativas culturales de su desarrollo y la importancia que se da al cuidado de los niños en la familia o en la sociedad (Saucedo, 1995 citado en González, R.V. y Araiza, G.C. 1998) y esto a su vez se relaciona con las pautas o formas de crianza y los mitos, creencias y actitudes que los padres albergan en éstas, entre ellas están las creencias acerca de la necesidad de inculcar la disciplina mediante medidas de corrección físicas o verbales inadecuadas, pues desde tiempos inmemorables se ha aplicado la cultura del castigo y el miedo para educar a los hijos y así desarrollar "hombres cabales y de provecho, también existe la idea de que los hijos son propiedad de los padres. Gracias a este mito que data de la época romana, los progenitores creen que gozan depoder absoluto sobre sus hijos.
Papalia y Olds (1998), señalan que cuando los niños son conscientes de su propia persona, su educación puede ser un reto desconcertante y complejo; los padres de hoy educan a sus hijos repitiendo los patrones que sus padres les aplicaron y otros adoptan prácticas muy diferentes a las que utilizaron con ellos y para ello, estos autores describen tres clases de estilos de paternidad basándose en Baumrind, (1971); Baumrind y Black, (1967) y son los siguientes:

  1. Los padres autoritarios cuyos valores primarios en la crianza de sus hijos se basan en el control y la obediencia incuestionables.
  2. Los padres permisivos cuyos valores primarios en la crianza de sus hijos son la autoexpresión y la autorregulación.
  3. Padres democráticos cuyos valores primarios en la crianza de sus hijos mezclan el respeto por la individualidad del niño con un deseo de transmitir valores sociales en él.

Según Baumrind, citado por Papalia y Olds (1998) el mejor de estos tres estilos de paternidad, en niños de preescolar es el de padres democráticos pues dirigen las actividades de sus hijos en forma racional, prestan atención antes que al miedo del niño al castigo o a la pérdida de amor. Aunque confían en su capacidad para guiar a sus hijos respetan los intereses, las opiniones y la personalidad de los niños. Son amorosos, consecuentes, exigentes y respetuosos de las decisiones independientes de sus hijos, pero firmes en mantener los estándares y la voluntad para imponer castigos limitados. Explican las razones que sustentan las posiciones que adoptan y favorecen el intercambio de opiniones. Sus hijos, evidentemente se sienten seguros al saber que los aman y que esperan de ellos. Estos niños de preescolar tienden a confiar más en sí mismos y a controlarse, manifiestan interés por explorar y se muestran satisfechos. Una investigación reciente también relaciona la paternidad democrática con el aprendizaje. Estudios de andamiaje encontraron que los padres democráticos son más sensibles para saber cuando cambiar el nivel de ayuda, y que sus niños lograron más éxito en diferentes tareas (Pratt, Kerig, Cowan y Cowan, 1988 citados por Papalia y Olds, 1996).
Alice Miller (1997), psicóloga suiza, afirma que la mayor parte de la violencia y el dolor psicológico que se ve en la actualidad surge de la privación psicológica que experimentan los niños. Miller concluyó en su ensayo titulado Por tu propio bien, que existe la pedagogía negra y que la utilizan gran cantidad de padres para educar a sus hijos inconscientemente, como una reacción al daño emocional que ellos sufrieron en su infancia y concientemente, al creer que ayudan a sus hijos a ser más competentes y autosuficientes pero al contrario, esto debilita el auto confianza y la curiosidad del niño, lo ridiculiza por su falta de competencia y suprime la expresión de sus sentimientos. Solo al romper la transmisión de generación en generación de la pedagogía negra, afirma, los adultos pueden ayudar a los niños a crecer física y psicológicamente saludables.
Alice Milller (1997), nos hace referencia de los problemas principales que lleva implícitos la educación y que de manera aberrante están justificados y permitidos tanto por las instituciones como por los padres de familia, a esto le llama la pedagogía negra.
Esta pedagogía esta llena de creencias y actitudes que Miller (1997) enumera en el siguiente listado:

  1. Los adultos son amos ( y no servidores) del niño dependiente.
  2. Que dicen como dioses qué es lo justo y lo injusto.
  3. Que su ira proviene de sus propios conflictos.
  4. Que el niño es responsable de ella.
  5. Que a los padres siempre hay que respetarlos.
  6. Que los sentimientos vivos del niño suponen un peligro para el adulto dominante.
  7. Que al niño hay que quitarle su voluntad lo antes posible.
  8. Que todo hay que hacerlo a una edad temprana para que el niño no advierta nada y no pueda traicionar al adulto.

Los métodos en que se ha trasmitido esta educación han sido de generación en generación, tratando desde tiempos muy remotos al niño como adulto chiquito, reprimiendo la espontaneidad vital, construyendo una base de informaciones e ideas falsas, que darán sustento a sus posteriores creencias y actitudes.
Las principales informaciones e ideas falsas son:

  1. Que el sentimiento del deber engendra amor.
  2. Que se puede acabar con el odio mediante prohibiciones.
  3. Que los padres merecen respeto a priori por ser padres.
  4. Que los niños a priori no merecen respeto alguno.
  5. Que la obediencia robustece.
  6. Que un alto grado de auto estima es perjudicial.
  7. Que una escasa auto estima conduce al altruismo.
  8. Que la ternura es perjudicial (amor ciego).
  9. Que atender las necesidades del niño es malo.
  10. Que la severidad y la frialdad constituyen una buena preparación para la vida.
  11. Que la gratitud fingida es mejor que la ingratitud honesta.
  12. Que la manera de ser es más importante que el ser.
  13. Que ni los padres ni dios sobrevivirán a una afrenta.
  14. Que el cuerpo es algo sucio y repugnante.
  15. Que la intensidad de los sentimientos es perjudicial.
  16. Que los padres son seres inocentes y libres de instintos.
  17. Que los padres siempre tienen la razón.




 " La herida de los no amados" de Peter Schellenbaum

 

LA FALTA DE AMOR

La herida de los no amados no es un asunto privado de aquéllos a los que les ha faltado amor y ahora no son capaces de amar. Se trata de un fenómeno social : los padres que no pueden amar a sus hijos en su singularidad, se hallan cegados por las convenciones sociales y los temores que éstas causan. Puesto que la lealtad a las normas y la carencia de amor guardan estrecha relación, la consulta no puede constituir en ningún caso un refugio para guarecerse de las realidades sociales.

El vago conocimiento del propio "no amor" sale a la luz dando intrincados rodeos, ya que a la expresión clara le está vedado el camino más corto. En este camino incierto hacia la libertad, enturbiamos la verdad llana y simple "No era amado y sigo sin ser amado". Se trata de una verdad aplicable también a los que son demasiado amados o a los que son mal amados. La falta de amor tiene muchas máscaras. En un sentido profundo esta verdad también se aplica a los que son " suficientemente amados". La herida de los "no amados" es la herida del ser humano.

La heridas cerradas y cicatrizadas habían vuelto a abrirse y empezaban a sangrar de nuevo; la herida de los que no son amados no había muerto en su interior. Y no morirá mientras viva.

Las personas que no fueron amadas durante la infancia tropiezan con dificultades a la hora de amarse a través de los ojos del otro. Si no lo consiguen, siguen experimentándose a sí mismas comos seres no amados, aún cuando sí sean amados.

Reconocemos al que no es amado por el hecho de que en aquellos aspectos en los que no se conoce ni ama, se refleja en otras personas (identificación del reflejo). Según Mahler: el no amado no cesa de buscar en todas las personas a la madre, cuyos ojos reflejarán amor por él. De ahí surgen la dependencia afectiva y la incapacidad de contemplar y pecibir a la pareja como otro ser.

La herida de los no amados se expresa en la sensación dolorosa de no ser amado, sino rechazado .A una persona no amada le falta energía. Los no amados carecen de la percepción de los ciclos críticos de la vida, porque rechazan todo lo que de imperfecto hay en ellos.

Con frecuencia, las personas no amadas, en el sentido psicológico, son amadas y aceptadas igual que otras personas en la actualidad. La sensación de no ser amado, aunque la realidad misma lo desmienta, indica, mientras dura, la existencia de la sensación de no ser capaz de amar.

Las personas no amadas tienen una relación ambigua con los marginados de la sociedad, porque ellos mismos son marginados. Los temen, pero, pese a ello, los aman en secreto. El amor hacia los marginados es la condición del amor hacia uno mismo del que carecen las personas no amadas.

La certeza de no ser amado por lo que sé es, sino por motivos casuales, anida en toda persona no amada. En ella se oculta una profunda verdad de la que, a la larga, nadie puede escapar y que inhibe el desarrollo cuando somos suficientemente amados.

Si observamos más de cerca la maniobra del adulto no amado, llegaremos a una conclusión sorprendente :hace lo imposible por ser rechazado. Inconscientemente, desean ser rechazados o bien, liberarse ellos mismos. Los "niños no amados" adultos deberían cambiar su forma de actuar. Lo que quiero decir es que estos "niños" no deberían dejar a sus padres la tarea de volverlos a rechazar, sino que deberían tomar la iniciativa y dar el paso hacia la independencia. Eso consiste en dejar en paz a los que no nos aman para volver nuestro amor hacia el ser no amado que habita en nuestro interior. Es una dinámica de liberación que precisa valentía.

El amor de los padres no puede forzarse. Con frecuencia, si ha faltado este amor, la hija o el hijo se esfuerza durante toda la vida por granjeárselo, no sólo con los padres naturales, que tal vez ya llevan tiempo muertos, sino de todas las personas cercanas a él. Así pues , él o ella, sigue siendo un niño dependiente y así obstaculiza su evolución. La herida de los no amados no puede sanar, a menos que exista la renúncia al amor paterno tardío. Esa renúncia surge de la comprensión de las circunstancias hasta el momento inconscientes.

La falta de amor paterno, por distinta que fuera en cada caso, surte un efecto común en el niño, que es la falta de autoestima y de confianza en sí mismo.Por ejemplo el "niño" adulto débil y necesitado de apoyo, es áquel al que sus padres no aceptaban como un ser íntegro, lo cual constituye un indicio de la falta de amor.

Es precisamente la persona no amada que se siente débil la que con mayor urgencia debe renunciar al amor paterno tardío, ya que consume demasiada energía en este anhelo desesperado"

La incapacidad de renunciar al amor de los padres puede conducir a la depresión


NARCISISMO VERSUS LA PERSONA ENERGÉTICA

"La herida de los no amados es la causa de una carencia de confianza originaria" (Erik Erikson)
La falta de amor, la comprensión, la percepción y la liberación son las cuatro fases de la solución de cualquier problema mental. Se emplea el término "no amados" cuando la sensación de no ser amado constituye el quid de inhibiciónes en la via de una persona. Tal es el caso de todos los transtornos psíquicos de cierta gravedad, sobre todo en los que se atribuyen al narcisismo.
La herida de los no amados se expresa en la sensación dolorosa de no ser amado, sino rechazado.

A las personas obsesionadas por el Yo, que se aferran a los recuerdos torturantes de antiguas heridas, les está vedado el acceso a las buenas relaciones. Sus relaciones son aburridas. Se dedican a hurgar juntos en la herida de su falta de amor...y su incapacidad de amar. Se critican el uno al otro, reviven viejísimas historias. Lo placentero queda anulado por la rivalidad . Tras la franqueza extática de la primera época se impone la antigua reserva traumática. La herida de los no amados vuelve a abrirse: he sido rechazado, abandonado, estoy aislado, falto de amor. Hurga inquieto en su herida de soledad y clava la huella traumática más profundamente en su vida. No poder olvidar es lo que provoca sufrimiento en la huella traumática. Tan sólo la indolencia respecto a la antigua herida psíquica proporciona paulatinamente el olvido curativo, aun cuando los hechos no hayan quedado borrados de la memoria.

¡Cuán corrosivos son los malos recuerdos que masticamos una y otra vez con ánimo masoquista!. Significan el verdadero suicidio, la dirección de la autodestrucción. La huella traumática conduce a la destrucción psíquica.

Los seres humanos son sistemas extremadamente sensibles y dados a la sugestión. Al revivir viejos recuerdos determinamos nuestro destino, deterioramos nuestra vida.
La persona opuesta al narcisismo es la persona energética, esa es la que se vuelve hacia el sol y la luz, es decir no piensa de modo narcisista en el propio brillo, sino en el brillo del mundo, busca la irradiación del Tú, bebe de ella y la refleja .

La persona energética no siente necesidad de imponerse a personas y a cosas. Vive apoyado en la excitante sensación de que las personas y las cosas se acercan a él y lo "arrastran a la aventura de la experiencia". No se expone, sino que se deja llevar. Asiente a lo que sucede. Se mantiene libre y disponible y puesto que no sujeta a las personas, sus relaciones prosperan. Puesto que no quiere lograr nada, consigue mucho. No pretende ser una personalidad original, sino que le interesa más la comunicación y la relación. Y, sin embargo, precisamente es su vida la que adquiere un carácter excepcional. No es una persona dependiene, sino atraída. No es un opresor, sino que presta atención. Lo que se abre camino hacia la vida no va dirigido contra los demás, sino a los demás. Las personas energéticas no se deslumbran unas a otras, sino que gozan del intercambio. No es contradictorio que sean más activos que las personas que consagran toda su vida a reafirmarse; pues las personas energéticas atraen energía a través de su relajada franqueza.

Actitudes y creencias hacia el maltrato infantil

Papalia y Olds (1998) señalan que "Los niños se ven afectados tanto por lo que sus padres hacen como por lo que piensan", es decir por las actitudes y creencias de los mismos, según este autor señala que "Podemos definir una actitud como una predisposición para responder a un estímulo en particular de una manera particular. Una actitud representa una mayor probabilidad de que una persona reaccione frente a una experiencia o comunicación dadas de una forma en particular en vez de hacerlo en otra forma"(Manheim, 1983).
La actitud según Morales (1994), tiene tres componentes y son los que siguen:

  1. Cognitivo: Consta de las percepciones de la persona sobre el objeto de la actitud y de la información que posee sobre él.
  2. Afectivo: Si la evaluación surge más bien de experiencias intensas, de carácter positivo o negativo, con el objeto de la actitud, el proceso es afectivo. Éste está compuesto por los sentimientos que dicho objeto despierta.
  3. Cognitivo-conductual: El tercero incluye las tendencias, disposiciones e intenciones hacia el objeto, así como las acciones dirigidas hacia él. Y finalmente es conductual si la evaluación surge de manera gradual de la implicación conductual de la persona con el objeto.

A las actitudes a veces se les suele llamar creencias pues según Manheim (1983) menciona que las creencias son observaciones de hechos o realidades, no son lo mismo que la realidad sino que representan la forma en que el individuo mira la realidad, la descripción de sí mismo, de su medio ambiente físico y social, la forma en que percibe su contexto, el medio dentro del cuál vive y acerca del cual se forma juicios yvalores.
Con respecto a lo anterior, cabe señalar que no todas las creencias están sujetas a prueba y para ello se señalará a continuación las dos clases de creencias.

 Diana Baumrind. Se propuso que los padres se dividen en tres categorías: autoritario (decir a sus hijos exactamente qué hacer), indulgente (permitir que sus hijos hagan lo que quieran), o asertivo (proporcionando normas y orientación sin ser dominantes). La teoría se amplió posteriormente para incluir a los padres negligentes (sin tener en cuenta a los niños, y se centra en los intereses de otro tipo). Una serie de estilos de crianza éticos han sido propuestos, algunos basados en el modelo autoritario de la estricta obediencia a la ley (por ejemplo en la Biblia), otros basados en la empatía con el estado emocional de un niño.

La teoría de Jean Piaget sobre el desarrollo cognitivo de los niños describe cómo representar y razonar sobre el mundo.1 Esta es una teoría de las etapas del desarrollo que consiste en: etapa sensorio-motora, etapa pre-operacional, etapa operacional concreta, y la etapa de las operaciones formales. Piaget fue un pionero en el campo del desarrollo infantil y sigue influyendo en los padres, educadores y otros teóricos

Erik Erikson, un psicólogo del desarrollo, propuso ocho etapas de la vida a través del cual cada persona se debe desarrollar. En cada etapa, se debe entender y balancear entre dos fuerzas en conflicto, y así que los padres pueden elegir una serie de estilos de crianza que ayuda a cada niño, según proceda en cada etapa. Los primeros cinco de sus ocho etapas se producen en la infancia: La virtud de la esperanza de equilibrio requiere un balance de la confianza por la desconfianza, y por lo general ocurre desde el nacimiento hasta un año de edad. Se equilibra la autonomía con la vergüenza y la duda en torno a las edades de dos a tres. El propósito balancea la iniciativa con la culpa en torno a las edades de cuatro a seis años. La competencia balancea la industria contra la inferioridad entre las edades de siete a 12 años. La fidelidad contrasta la identidad con la confusión de roles, de los 13 a 19 años.

 

Photobucket