Síndrome de Falso Recuerdo o Falsa Memoria (FMS): este es el término utilizado para la hipótesis que describe un estado mental en el cual un individuo tiene un alto número de recuerdos muy vívidos pero falsos, con frecuencia relacionados con abusos ocurridos durante su infancia. Esta condición se ha estudiado y los pacientes han confesado “haber fabricado enteramente historias”. Sin embargo, el DSM-IV no reconoce el FMS, aunque el olvido de eventos traumáticos es uno de los muchos criterios diagnósticos para PTSD. El debate sobre el FMS se centra en gran parte sobre el tema del abuso infantil, en el cual las supuestas víctimas experimentarían disociación, lo cual causa represión del recuerdo traumático hasta otra etapa de la vida, cuando el recuerdo vuelve a la superficie bien sea naturalmente o con la ayuda de un profesional. Muchos defensores del FMS critican ambos métodos de recobro de recuerdos, argumentando que los terapeutas y lospsiquiatras accidentalmente implantan dichos recuerdos falsos.

La Fundación para el Síndrome de Falso Recuerdo (FMSF) fue formada por un grupo de padres que habían sido acusados de abuso infantil, sus abogados y académicos que apoyaban la causa y que promueven la hipótesis del FMS y critican la validez de los recuerdos recobrados. Un miembro de la FMSF es la experta en memoria Elizabeth Loftus. La FMSF coopera con las organizaciones anti-pseudociencia CSICOP y La Sociedad de Escépticos (The Skeptics Society), las cuales consideran que los recuerdos recuperados son pseudociencia típica, pero especialmente peligrosa.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Recuerdo_falso

Otros:http://digital.el-esceptico.org/numero.php?numero=35&anno=2001


Se prohíbe a los psiquiatras británicos usar las técnicas de “recuperación de recuerdos” Ese método ha dado origen a falsas acusaciones de abusos sexuales

08-10-1997 137/97

Desde ahora, los psiquiatras británicos no podrán recurrir a las técnicas de “recuperación de recuerdos”, usadas para descubrir pasados abusos sexuales sufridos por los pacientes. Así lo ha decidido el Real Colegio de Psiquiatras, porque -afirma en unas normas publicadas el 1 de octubre- semejante método no es científico y fácilmente provoca recuerdos falsos y denuncias infundadas. El método se basa en el supuesto de que las víctimas de abusos sexuales durante la infancia reprimen la memoria de los hechos, y el psicoterapeuta puede desenterrar esos recuerdos años después, mediante preguntas y sugerencias al paciente. El uso de esta técnica -especialmente difundida en Estados Unidos y Gran Bretaña- ha dado lugar a que algunas mujeres denuncien a sus propios padres por incesto, y a otros casos similares. También fue víctima de este método el desaparecido Card. Joseph Bernardin, arzobispo de Chicago (ver servicios 35/94 y 51/94).

Un ex seminarista, que se sometió a la “recuperación de recuerdos”, acusó hace algunos años al cardenal de cometer abusos sexuales contra él cuando estaba en el seminario. Al cabo de varios meses, el acusador retiró la denuncia y alegó que el psicoterapeuta le había inducido falsos recuerdos. El Colegio de Psiquiatras británico advierte que “en la intensa relación que puede establecerse entre el psicoterapeuta y el paciente, es posible que se provoquen recuerdos completamente falsos”. Por otro lado, añade, no está probado que las técnicas de “recuperación de recuerdos” puedan suministrar informaciones exactas sobre hechos pasados o siquiera recuerdos de experiencias reales. Por tanto, los psiquiatras deben tratar de impedir que los pacientes adultos denuncien ante las autoridades abusos sexuales supuestamente sufridos en la infancia. En cambio, están obligados a informar a la policía si un niño o adolescente les refiere espontáneamente abusos recientes. A partir de ahora, los psiquiatras británicos que recurran a la “recuperación de recuerdos” serán objeto de sanciones por parte del Colegio. Las penas previstas son la expulsión del Colegio, la separación de la docencia o la denuncia ante el Consejo General de Médicos, organismo que puede retirar la licencia profesional.

Fuente: http://www.aceprensa.com/art.cgi?articulo=4395

 

Photobucket