UNA ACTIVISTA INDIGNADA

TODOS FORMAMOS UNA CADENA, EN LA LEY DEL VACÍO, SI UNO SUBE, NUNCA QUEDA HUECO VACÍO, EL DE ATRAS SE VE IMPULSADO POR DICHA LÑEY A SUBIR, POR TANTO MAMIS QUERIDAS, ES IMPORTANTE SER CONSCIENTE DE UNO ASÍ SOMOS UNO EN TODO Y CON TODOS, ESTO ES CON LA NATURALEZA QUE NOS DA SUSTENTO, LO NATURAL ES LO SANOS PARA LOS NIÑOS, A LAS GRANDES INDUSTRIAS NO LES INTERESA PERDER SUSTANCIALES CANTIDADES DE DINERO, QUE HAN GANADO A COSTA DE PERJUDICAR, CUANDO ELLOS MISMOS SI CUIDAN SUS MEDIOS..SEAN INTELIGENTES, COHERENTES, REFLEXIONEN, PIENSEN REALMENTE QUE SON Y CUAL ES EL MOTIVO DE JUGAR AQUÍ...NO ME CREO QUE SEA EL DE CONSUMIR COSAS NOCIVAS, VER LA TELE Y ESTAR AISLADOS DE LOS HERMOSOS MEDIOS NATURALES QUE NOS SOSTIENEN, SUBO ESTE LINK, ESTOY CONFORME ABSOLUTAMENTE CON TODO....

“Uno de cada cuatro bebés nace por cesárea. Los bebés nacidos por cesárea tienen mayor riesgo de infecciones gastrointestinales. ¿Y si pudieras reducirlo en un 46%?”.

Cuando lees un titular así en una revista de la Asociación Española de Pediatría sueñas con que vaya  seguido de un texto como este:

“Ha llegado la hora de que los pediatras nos posicionemos abiertamente en defensa de nuestros pequeños pacientes y denunciemos el exceso de innecesáreas.  Más de un 10-15% de cesáreas significa poner en peligro la vida de madres y bebés y condicionar su salud de por vida. En lo sucesivo haremos que nuestros compañeros obstetras revisen detalladamente la indicación de cada cesárea y cada vez que nos parezca que esta no es urgente ni necesaria lo haremos saber a la madre y a su familia. Igualmente defenderemos la presencia del padre u otro acompañante de la madre en todas las cesáreas como mejor manera de favorecer el recibimiento al recién nacido y de minimizar el estrés de las madres. Vigilaremos la salud de cada recién nacido por cesárea intentado siempre que sea posible que el contacto piel con piel con la madre sea inmediato y el inicio de la lactancia en el quirófano”.

Pero no. El titular era parte de un anuncio que promocionaba leche de fórmula manipulando y tergiversando información proveniente de estudios de calidad mínima. Como lactivista  me siento indignada. Afortunadamente muchos de los pediatras del Comité de Lactancia de la Asociación de Pediatría también se indignaron, tanto que han preferidodimitir en bloque como protesta ante la continua desautorización de su magnífico trabajo.

Indignantes  resultan también las palabras del vicepresidente de la AEP, que en declaraciones a El Mundo ha afirmado que  la AEP no es responsable de la publicidad que aparezca en esta publicación. “Tenemos un contrato con Elsevier (una editorial de información médica) mediante el cual esta empresa edita nuestra revista y negocia la publicidad que aparece en la misma. Elsevier obtiene ingresos de la aportación anual de la AEP y de los ingresos publicitarios que ellos mismos negocian. La AEP no es responsable de dicha publicidad”. Vamos, que la misma asociación que decide hacer una revista elige no saber o querer saber nada sobre la publicidad que se inserta en la misma, ¿alguien lo puede creer? No. Creo que la  transparencia que estamos empezando a exigir a los políticos la deberíamos reclamar igualmente a médicos, farmacéuticas y asociaciones que se pretenden científicas. Personalmente me irrito cada vez que veo que un potito, una crema de protección solar o un asiento de coche para bebés se publicita “con el aval de la Asociación Española de Pediatría”. Pero mi indignación se dispara cuando lo que se pretende con esos avales es promover la leche de fórmula. Por eso he firmado esta petición para que la AEP retire la publicidad de leche de fórmula de su revista.

Así, indignada ,empiezo la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2013. Como el año pasado todos los posts de este blog esta semana versarán sobre lactancia materna.  Ah, y por cierto, la mejor manera de mitigar los efectos de la cesárea en el recién nacido es promoviendo el contacto piel con piel inmediato y la lactancia materna prolongada, no hay otra.

http://iboneolza.wordpress.com

Photobucket