El canto carnático es un canto tradicional del sur de la India, introducido y transmitido
en Europa por el renombrado ginecólogo francés Frédérick Leboyer, autor del clásico
“Por un nacimiento sin violencia” .
El canto carnático consiste en vocalizaciones simples acompañadas por una
respiración abdominal lenta y profunda. Esta combinación de respiración y canto ha
demostrado ser muy beneficiosa para la mujer desde los primeros meses de
embarazo, dado que la pone en conexión con la zona del vientre, donde residen
nuestras emociones más profundas y donde se está gestando una nueva vida.
A través del canto y de la respiración alcanzamos un estado de relajación muy
cercano al estado meditativo.
Además de la zona abdominal, el canto carnático estimula la garganta. El canal
vaginal y la garganta están fuertemente conectados tanto a nivel celular como
energético. Garganta y canal vaginal “se contagian” e interactúan: si la garganta está
distendida también lo estará la zona vaginal; si la garganta está contraída lo mismo
ocurrirá en la región vaginal. Facilitar el contacto entre garganta y zona genital
durante los primeros meses de embarazo hará que los efectos curativos del canto
puedan ayudarnos a mitigar o eliminar los bloqueos psico-emocionales que pueden
repercutir de forma negativa durante nuestra fase de abertura, de dejar hacer el
cuerpo, es decir durante la fase de dilatación.
Durante el trabajo de parto las mujeres pueden cantar sin cansancio durante horas,
creando un mecanismo regenerativo de sus energías, aprendiendo a convivir con las
contracciones uterinas y creando una relación positiva con el momento del parto. El
cuerpo se deja llevar por las contracciones en lugar de entrar en lucha con ellas desde
un lugar de tensión y miedo.
El canto nos ayuda a quedarnos cent radas en nosotras mismas, en elaquí y ahora, a
sentir la intensidad del trabajo de parto, mitigando el dolor o incluso anularlo,
haciendo que la mujer sea la protagonista, junto con el bebé, de un nacimiento
consciente y placentero. De esta manera no será preciso recurrir a fármacos u ot ras
intervenciones médicas que suelen interferir con el proceso fisiológico del nacimiento,
provocando mecanismos que llevan a partos intervenidos, con las consiguientes
vivencias negativas de este momento y sus secuelas físicas y emocionales en la mujer
y el recién nacido.
Bibliografía:
F. Leboyer: “L’arte di partorire” (2008) .

El canto carnáticoco durante el embarazo es una excelente herramienta para construir y establecer el vínculo prenatal, comunicando con el bebé través de la voz materna; relajarse en un espacio de intimidad, serenidad y meditación durante el embarazo para prevenir/reducir la ansiedad y promover el disfrute y placer; respirar (y expirar!) de forma consciente y sana; tomar conciencia de nuestro periné como segundo diafragma y preparar su distensión.

El canto carnático durante el trabajo de parto nos sirve para:

  • tomar consciencia y propiciar la distensión de los músculos del periné y del canal vaginal.
  • fomentar la liberaci?e endorfinas endógenas (opiáceos naturales)
  • crear un mecanismo regenerativo de energía aprendiendo a convivir con las contracciones uterinas y crear una relación ositiva con el momento del parto/nacimiento.

........COMO PUEDEN OBSERVAR Y COMPRENDER, ES VALIOSÍSIMO EN NUESTRO TRABAJO EN LOS PERINATALES, EN LA SANACIÓN DE LO INCONSCIENTE, UNA MEJORA DE TODO NUESTRO SER HOLOGRÁFICAMENTE

                                               MARÍA DEL CARMEN AZ-ZAHRA

Photobucket