"Cuando estamos en la naturaleza salvaje que nos corresponde, todas sentimos la alegría de la vida. Es una de las señales de que estamos cerca de la Mujer Salvaje. Todas entramos en el mundo en condiciones de bailar.Y siempre empezamos con la piel intacta."

Clarissa Pinkola Estés 

"Al final, cualquier mujer que permanezca demasiado tiempo alejada de su hogar espiritual, se cansa. Tal como debe ser. Entonces busca de nuevo su piel para recuperar el sentido del yo y del alma y restaurar su perspicaz y oceánica sabiduría. Este gran ciclo de ir y volver, ir y volver, posee en el interior de la naturaleza instintiva femenina un carácter reflejo y es innato en todas las mujeres a lo largo de toda la vida, desde la infancia, la adolescencia y la edad adulta, pasando por el amor, la maternidad, el arte y la sabiduría hasta llegar a la vejez y más allá de ésta. Estas fases no tienen por qué ser necesariamente cronológicas, pues muchas veces las mujeres de mediana edad son unas recién nacidas, las ancianas son unas amantes apasionadas y las niñas pequeñas saben muchas cosas acerca de los encantamientos de las brujas."
Clarissa Pinkola Estés 

El corazón donde albergamos sentimientos, en geometría vemos que está configurado por dos espirales una que implota y otra que explota. Las rosas en geometría es  perfecta por su configuración en espiral.

Como mujeres hemos de encontrarnos nosotras en nosotras, entender la esencia de nuestra feminidad, nuestro movimientoel don que se nos concede de que el cuerpo se preste a que se forme otro ser, y éste se alimenta de nosotras, de lo que somos sentimos pensamos.

Estamos en el SXXL, en un punto en que el universo mueve la energía femenina, hemos de estar en nuestro, este es el equilibrio entre el dar y el recibir, el punto de equilibrio de nuestras emociones, es el momento en el que decides por iniciativa propia, lo que quieres y lo que no, es el momento en el que la mujer no se siente empujada por nada, ni por nadie, pues va al encuentro de sí misma, es su momento, ser madre si quieres sin lastre, hemos de evolucionar como seres, pues el camino no es con los hijos o con los esposos, hablo del camino interior, ese que todos hemos de realizar Si o Sí.

respeto todos los formatos de camino, pero si sientohablar de lo que siento lo hago, entiendo que uno da a otro, me refiero a activistas, feministas, respeto, pero desde mi modo de entender, este no es el camino de unificarse como mujer, pero ha de existir tolerancia, y todos nos desarrollamos a través de la experiencia, no quiero que se entienda como un juzgamento a feministas o activistas, pero mi forma de entender es el de la vía del centro, unificando los opuestos, es de trabajo interior, entendiendo que todo lo que vemos fuera es producto del inconsciente de todos los que habitamos el planeta, no sólo el de los paisanos, sino el mundo, estamos todos interconectados.

Los niños son parte de sus padres, cuanto más equilibrio, conciencia y expansión tengan sus padres mejores recursos tendrán los niños.

María del Carmen Az-Zahra

 

"Cordones umbilicales múltiples
Una vez que has encontrado o dado con la finalidad de tu vida, si ésta es algo más que casarse y tener hijos, ¿cómo la encajas en las necesidades de una pareja o familia? Toda actividad creativa necesita energía para crecer y desarrollarse. Como te lo dirá cualquier artista o escritor, el proceso de crear un cuadro, una canción bella o una obra literaria es muy parecido al de concebir, gestar y dar a luz a un hijo. Lo mismo vale para cualquier cosa que hagamos, lo consideremos algo "creativo" o no. Cada uno de nuestros proyectos o creaciones lleva conectado un cordón umbilical que extrae energía vital de nuestro cuerpo para nutrirse, tal como lo lleva el bebé que se desarrolla dentro de nosotras. La energía necesaria para planificar, hacer la compra y preparar una comida, por ejemplo, procede del mismo lugar que el embarazo humano: el segundo chakra del cuerpo, que comprende los órganos pelvianos, el intestino grueso y la parte inferior de la espalda.
Atender a las necesidades de un hijo, la pareja y/o la profesión, por mucho que uno ame a cualquiera o a todos ellos, puede causar mucho estrés en el segundo chakra. Cuando se le exige demasiado, el cuerpo no es capaz de sostener y gestar nada totalmente; se agota la tierra creativa; nada puede echar raíz en ella. A veces esto ocurre en un sentido muy literal. Las mujeres que experimentan un conflicto entre su impulso de ir en pos de lo que desean en el mundo y su necesidad de ser amadas y aceptadas, podrían encontrarse con problemas de fertilidad. Si no pueden recargar su energía con el cuidado propio y el apoyo de los demás, podrían tener también otros problemas ginecológicos, o ser incapaces de realizar sus ambiciones creativas."

Christiane Northrup 

"Decida o no utilizarla, toda mujer tiene en su interior la capacidad para dar a luz creaciones de todo tipo. Para muchas mujeres, tener hijos es la principal pasión y finalidad de su vida. Para otras, tener un hijo sería desviarse de modo importante de lo que creen que están destinadas a hacer, e incluso podría hacerlo imposible. Luego están aquellas, como yo, que saben que en la finalidad de su vida entra el tener hijos, pero sienten otras vocaciones también. Deseamos hijos, y cuando los tenemos los amamos con tanta intensidad como las que se quedan en casa a jornada completa con sus hijos. Pero para ser totalmente felices, sanas y realizadas como personas, necesitamos combinar la maternidad con otras actividades creativas. No hacerlo puede tener por consecuencia los siguientes problemas físicos y/o emocionales: infertilidad, sentimiento crónico de culpa, rabia o depresión, con el consiguiente aumento de riesgo de enfermedades de todo tipo que entrañan esos problemas; excesiva intromisión en la vida de nuestros hijos; reencaminar nuestras ambiciones no satisfechas a través de nuestros hijos; o envidia, en especial de nuestras hijas. Por eso el gran psiquiatra Carl Jung dijo que la mayor fuerza inconsciente en la vida de los niños son los sueños no realizados de sus padres. Estoy absolutamente de acuerdo."
Christiane Northrup 

Photobucket